Ernesto Cardenal, el poeta del amor y la revolución (sin perder el sentido del humor)


Este martes cumplió 90 años uno de mis héroes personales: el sacerdote, teólogo de la liberación, poeta y revolucionario sandinista Ernesto Cardenal.

Cardenal fundó la comunidad de Solentiname (Nicaragua), donde escribió el Evangelio del mismo nombre. Colaboró estrechamente con el Frente Sandinista de Liberación Nacional en la lucha contra el régimen de Somoza y fue nombrado ministro de Cultura el mismo día de la victoria de la Revolución Nicaragüense, el 19 de julio de 1979. Ocupó este cargo hasta 1987. Una de sus tareas principales fue la organización de las “brigadas de alfabetización”, que enseñaron a leer y escribir a cientos de miles de campesinos.

En 1983, Juan Pablo II, durante su visita oficial a Nicaragua, increpó severamente a Cardenal frente a cámaras de televisión que transmitían a todo el mundo, mientras el poeta permanecía arrodillado ante él en la misma pista del aeropuerto. El Papa recriminó a Cardenal su adhesión a movimientos marxistas y revolucionarios y que formara parte del gobierno sandinista.

Hoy Ernesto es crítico del gobierno de Nicaragua, que usurpó el nombre del glorioso FSLN.

En el vídeo podéis verle recitar dos de mis poemas preferidos: uno trata del amor y otro de la revolución. Al fin y al cabo, las dos grandes razones para vivir. Y ambos con una virtud que le hace insuperable: su gran sentido del humor.

Que lo disfruten.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *